22 may. 2013

No beses a un Sapo




              Erase una vez una Princesa guapa, independiente y segura de sí
              misma que se encontró con un sapo en una charca. 
              
              El sapo le dijo a la Princesa:

                    - Una vez fui un apuesto Príncipe hasta que una malvada 
                       bruja me lanzó un hechizo. Un beso tuyo y volveré a ser 
                       un príncipe, nos podremos casar, vivir en mi castillo con mi 
                       mamá y podrás preparar mis comidas, limpiar mi ropa, tener
                       a mis hijos y ser feliz.

              Esa noche, Mientras la Princesa se comía las ancas del sapo, 
              reía y decía:

   - No lo Creo. 

Marilyn Anderson














Psd: Un libro muy entretenido...

0 comentarios: